05:26h. Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Seccionales de ADP explican situación de las escuelas al ministro de Educación

Santo Domingo

Unas 25 seccionales de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), de Monte Plata, San Cristóbal y el Gran Santo Domingo entregaron un informe al ministro de Educación, Andrés Navarro donde describen las condiciones “calamitosas”, que según afirman se encuentran las escuelas de esas zonas.

Deploraron la falta de maestros, servicio médico por parte de la Ars-Semma, de pago a tiempo, canchas deportivas, butacas, laboratorio de informática equipamiento y comedores para la jornada extendida.

La profesora Dominga Valdez,  al hablar sobre la situación del magisterio Haina,  dijo  en esa demarcación hay 56 centros que comparten sus estructuras y solo siete han pasado a Jornada extendida, que carece de las más elementales condiciones para esa modalidad. “ a lo que invitamos al ministro a que se dé una vuelta por las escuelas de Haina, para que personalmente compruebe  esta situación que estamos viviendo”.

Valdez dijo que los maestros de Haina están dando un voto de confianza al Andrés Navarro,  a la vez que aclaró  ellos quieren una fecha fija para el  pago, ya que cuando el maestro cobra más allá de la fecha establecida de pago le cobran mora y su salario se ve disminuido.

 Mientras que  el profesor Feliz Aníbal de la seccional Peralvillo, de Monte Plata,  dijo  que de “55 planteles solo tres están en condiciones para impartir docencia. El 85% de las escuelas son de Jornada Extendida, pero por las malas condiciones no es posible desarrollar con éxito el proceso enseñanza-aprendizaje.

Sugirió  que los alimentos sean preparados en los planteles porque no sienten satisfacción con la calidad de los que son elaborados por suplidores.

“Hay escuelas que están ubicadas en zonas difícil acceso  y los maestros son trasladados a la loma, y para colmo los incentivos que corresponden fueron eliminados”, agregó

Mientras, que Franklin Ferreras, de la seccional Norte del Distrito Nacional denunció que algunas escuelas dirigidas por religiosas en la zona, cobran entre $1500 y $400 pesos a los padres de los alumnos.

Ferreras dijo que esos centros reciben la asignación de recursos por parte del Ministerio de Educación,  profesores, personal administrativo,  desayuno, merienda y almuerzo escolar.

También pidió la demolición inmediata de la escuela Héctor J. Díaz, del barrio 27 de Febrero, por las condiciones infrahumanas en la que esta laborando. Así como la ampliación y construcción de escuelas en Guachapita, La Ciénaga, Capotillo, Los Guandules,  La Zurza y  Villa Juana, entre otras.